El Sexólogo.

¿Qué problemas trata un profesional de la sexología? ¿Qué formación tiene un sexólogo? ¿Generalmente, indica que hay que hacer ejercicios o sólo se conversa? ¿Es mejor que acuda la persona con su pareja o sólo la persona que tenga el problema?

Estas son algunas de las preguntas que suele formularse la gente en relación al ejercicio profesional de la sexóloga o el sexólogo, y sobre el que a veces existe algo de confusión. En el presente post, nos gustaría dedicar unas líneas a cada una de ellas.

¿Qué problemas trata un profesional de la sexología?

Merece la pena destacar que los y las profesionales de la sexología no siempre tratan problemas. También realizan otro tipo de labores, como por ejemplo, la educación sexual, así como la información y la orientación sexual. En este sentido, trabajan para fomentar una vivencia satisfactoria y armoniosa de la sexualidad (lo cual incluye tratar de evitar que aparezcan problemas o insatisfacciones), y también trabajan para fomentar los derechos sexuales y reproductivos.

Además de lo mencionado anteriormente, efectivamente, las sexólogas y los sexólogos también abordan los problemas o dificultades sexuales y/o de pareja, cuando éstos aparecen. Tanto los problemas que se presentan en hombres (algunos de los más frecuentes son las dificultades con la erección, la eyaculación, o el deseo), como los que se presentan en mujeres (entre los que se encuentran de manera frecuente las dificultades para realizar la penetración, las molestias o el dolor en la penetración, las dificultades para disfrutar o excitarse, los problemas de deseo…).

Por supuesto, también abordan los problemas que tienen que ver con la orientación sexual (por ejemplo, dificultades para aceptar la orientación sexual), o la identidad sexual, dificultades que se pueden presentar en ambos sexos.

También es frecuente que en la consulta del sexólogo o la sexóloga, aparezcan parejas con problemas para entenderse, negociar, comunicarse, o llevar una convivencia o una relación satisfactoria y feliz.

 Y en general, abordan todo aquello que tiene que ver con la sexualidad, la afectividad y la erótica (de la persona, o de la pareja), ya sea para enriquecerla, o para orientar en la resolución de una dificultad.

¿Qué formación tiene un sexólogo?

En España, una sexóloga o un sexólogo ha realizado una formación de postgrado en sexología (Máster en Sexología), de forma posterior a la realización de una licenciatura, diplomatura, o grado (en psicología, en medicina, en psicopedagogía, en enfermería, en trabajo social, etc.)

¿Generalmente, indica que hay que hacer ejercicios o sólo se conversa?

Esta es una pregunta que se plantea de manera frecuente cuando se llama a la consulta de una sexóloga o de un sexólogo. La respuesta es: depende. Lo primero que se realiza es una valoración de la situación que plantea la persona o la pareja, para analizar en profundidad el problema, la dificultad, o la insatisfacción que la ha llevado hasta allí.

Gracias a ese análisis en profundidad, se detecta la causa o las causas que han originado o que mantienen la insatisfacción. Posteriormente, se diseña un trabajo específico, ajustado a lo que necesita cada persona o cada pareja, y este trabajo específico a veces incluye ejercicios que la persona o la pareja realiza en su casa, a veces se proporciona información sexual que se considera de interés, o se propician reflexiones que permitan avanzar, o se fomenta el cambio de ciertas actitudes… lo cierto es que cada intervención se ajusta a cada caso en particular, buscando la fórmula más efectiva para propiciar el cambio y apoyar en la resolución de la dificultad.

 ¿Es mejor que acuda la persona con su pareja o sólo la persona que tenga el problema?

Lo ideal es que acuda la pareja (si hay pareja), ya que, cuando se mantiene una relación estable y aparece un problema sexual, ese problema nunca es “solamente de uno de los dos”. Inevitablemente, acaba afectando a la pareja, y la pareja, con sus reacciones, puede contribuir (y mucho) a que la situación mejore o empeore. Visto desde otra perspectiva, ante una dificultad erótica, no sólo sufre uno de los dos miembros de la pareja, ambos suelen pasarlo mal y ambos suelen precisar atención y orientación.

Por otro lado, las herramientas sexológicas suelen ofrecer sus mejores resultados cuando la pareja se implica, como un equipo, en el abordaje y la resolución de la dificultad.

Dicho lo anterior, hay circunstancias en las que la pareja no puede o no quiere acudir a consulta, por lo que se trabaja (hasta donde es posible) con la persona que acude. Y a veces, simplemente, no hay pareja, por lo que el trabajo se realiza de forma individual.

Esperamos que el presente artículo haya arrojado algo de luz sobre el trabajo en sexología y la profesión del sexólogo, una labor muy gratificante, y que consideramos muy necesaria.

En Sexologos Valencia. Clinica de Sexologia y Psicologia Perez Vieco te podemos ayudar. contacta con nosotros.

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.